Si hay algo en lo que coinciden casi todos los referentes económicos de Argentina es que la deuda pública actual tiene que ser reperfilada y que es prácticamente imposible hacer frente a los vencimientos que están establecidos en los términos actuales. Así, resulta casi una utopía que capitales extranjeros opten por invertir en activos locales, aunque hay casos excepcionales que todavía siguen siendo tentadores.
Dentro de este último grupo se ubican los bonos que están atados al petróleo, una actividad que se desarrolla casi exclusivamente en la región patagónica y que tiene a Chubut como uno de los principales protagonistas, aunque un poco desfasada por el crecimiento contundente de Vaca Muerta.
Dentro de estos papeles argentinos que están vinculados con el mundo petrolero, los dos que más se destacan son aquellos que son emitidos por YPF y por la provincia de Neuquén, aunque Chubut también cuenta con indicadores sumamente favorables. Esto se debe a que los títulos que se vinculan con los combustibles no convencionales cotizan mejor que sus pares emitidos por el Gobierno Nacional, que se mueven en la zona de los 40 dólares por cada 100.

Bonos chubutenses

Si bien hay que tener en cuenta que cada distrito vive una situación fiscal diferente, hay otras provincias que también garantizaron sus bonos con regalías petroleras y tienen mejores precios que los del soberano. Por ejemplo, los títulos de Chubut a 2026 se negocian a 67 dólares, con una tasa de más de 21%.
Otro caso destacado dentro de la región más austral del país es el de Tierra del Fuego, que actualmente cuenta con una deuda que en el transcurso de esta semana se operaba por encima de los 75 dólares, con una tasa de 18%.

Beneficios para YPF

El otro actor beneficiado por la promesa de Vaca Muerta, al igual que ocurre con Neuquén, es YPF, cuyos bonos también cotizan por encima de los soberanos. Particularmente, la deuda de la firma estatal con vencimiento a 2021, 2024 y 2025 se opera a precios promedio de 88 dólares y tasas mayores a 12%. Al respecto, Gustafo Neffa, director de Research for Traders remarcó que “YPF es una empresa que, ante todo, gana plata. Exporta y genera dólares. Tiene muchos dólares afuera y puede pagar”.
En este contexto, el objetivo dentro del futuro inmediato de la compañía estatal es aprovechar las intenciones que hay en los inversores. Por esto, colocará obligaciones negociables en pesos dentro del mercado local. Según trascendió, esto será por hasta el equivalente a 75 millones de dólares, ampliable hasta 150 millones de dólares más. Puntualmente, se trata de bonos de corto plazo y habrá dos series a seis y 12 meses, con tasa Badlar privada más un spread. YPF también colocará títulos dollar linked, que se ajustan por el tipo de cambio, a un año. Los fondos obtenidos por todas estas negociaciones se destinarán a activos fijos y capital de trabajo.

Boom de Vaca Muerta

En este contexto, Leonardo Chialva, socio de Delphos Investment, se refirió a lo que ocurre con el yacimiento neuquino, afirmando que “todo parece pasar por la gran promesa de Vaca Muerta. Está claro que a Neuquén le mejoraron mucho los números gracias al desarrollo actual de ese yacimiento. Así que hay un fundamento detrás. Por el lado de YPF, siempre fue considerada como un refugio. Más allá de que ahora presente un endeudamiento mucho más alto que años atrás, sigue teniendo números de deuda razonables. No obstante, el riesgo político existe, por eso YPF cotiza muy por encima de otras petroleras del mundo”.
A su turno, Esteban Arrieta, analista de research de Banco Mariva, también hizo hincapié en el caso particular de Neuquén, que cuenta con los títulos más cotizados de todas las provincias petroleras. “El pago de los bonos está garantizado por el ingreso de dólares por regalías de petróleo y gas. Los bonos están emitidos en la misma moneda. Por lo tanto, dan cierta cobertura de tipo de cambio. Además, la estructura jurídica es atractiva porque se armaron fideicomisos donde la petrolera deposita las regalías a la provincia. El fideicomiso transfiere el dinero para el pago a los inversores y el remanente se gira a la provincia. Es decir que la estructura privilegia el pago al bonista por encima de la provincia”, precisó.

Problemática de la deuda chubutense

Vale recordar que en la relación entre la deuda y el tamaño de la economía de cada provincia es un indicador que describe la situación de las jurisdicciones. Las más endeudadas en relación a su Productos Brutos Geográficos son Jujuy con 25% de su PGB, La Rioja 20% y Chubut con el 13% de ese parámetro. De la totalidad de las deudas provinciales, el 69% está en bonos, mientras que también les deben un 13% al Gobierno Nacional y un 11% a organismos internacionales.
Mientras que las más desendeudadas son La Pampa y San Luis (con casi el 1% del PBG). La Provincia de Buenos Aires, con casi el 10%, se ubica como el 10° más endeudado en relación a su PBG sobre los 24 distritos subnacionales.
Otras mediciones, como el informe del Banco Mariva que realizó una comparación de deuda provincial se desprende que las provincias más endeudadas en relación al tamaño de su economía son Tierra del Fuego (un ratio deuda/PBI de 33,7%), Jujuy (24,8%), La Rioja (18,7%) y Chubut (12,8%).
Si se toma como parámetro la deuda como porcentaje de los ingresos fiscales (de los últimos 12 meses), allí la cuestión cambia. En esa comparación la provincia de Buenos Aires llega a casi 70% (69,4% según el informe de Banco Mariva) de stock de deuda respecto a los ingresos.

Gobierno de Chubut