Un hombre ingresó a una misa en una iglesia en Texas, Estados Unidos, y disparó contra la gente que estaba en el lugar. Como consecuencia, dos de los feligreses alcanzados por las balas murieron, así como el atacante, quien fue abatido por una de las personas que asistía al servicio religioso.
El atacante ingresó a la West Freeway Church of Christ, en White Settlement, un área suburbana de Fort Worth, mientras se desarrollaba el servicio religioso matinal, en un nuevo caso de violencia con armas de fuego en un templo en Estados Unidos.
«Alrededor de las 10H57 hora local, la policía y los bomberos de White Settlement fueron advertidos de disparos en la iglesia West Freeway Church of Christ, declaró Mike Drivdahl, portavoz de los bomberos de Fort Worth. «Cuando llegaron, constataron que había habido disparos», dijo.
«Un par de miembros de la iglesia devolvieron el fuego», dijo a la prensa J.P. Bevering, jefe de policía de White Settlement. Esos disparos alcanzaron al sospechoso, quien murió en el lugar, añadió.
Una de las víctimas del atacante murió en el hospital local, agregó Bevering, quien elogió «las acciones heroicas de los parroquianos». Otro feligrés murió posteriormente, informaron las autoridades a periodistas en una conferencia de prensa en la noche.
La iglesia regularmente transmite en línea sus servicios religiosos y un video del ataque fue difundido en directo en su sitio web. El FBI dijo que estaba investigando los motivos del ataque.
«Los lugares de culto deben ser sagrados, y agradezco a los miembros de la iglesia que actuaron rápido para abatir al atacante y ayudaron a impedir la pérdida de más vidas», dijo en un comunicado el gobernador de Texas, Greg Abbott.