El titular de la empresa Intermares, Daniel Centurión, se pronunció respecto de la actualidad del debate minero en Chubut, al tiempo que analizó la polémica que tuvo lugar en la provincia de Mendoza, luego de que se avanzara con la legislación que avalaba la actividad, y que por decisión del Gobernador y presiones sociales desde distintos sectores, finalmente se diera “marcha atrás” con la iniciativa.
En el caso de Chubut, el titular de la firma de ingeniería y servicios fundada en Puerto Madryn hace más de dos décadas, advirtió que todavía puede retomarse la discusión, aunque desde una perspectiva integradora “y donde cada uno que esté a favor o en contra pueda comunicar sus ideas”.
Por otro lado, se refirió a una versión del proyecto de Ley que días atrás se difundió y criticó la intención de “burocratizar” el camino administrativo para la puesta en marcha de la actividad, a la vez que planteó que el Ministerio de Hidrocarburos “no debería” ser el organismo de contralor, sino que debería crearse una Secretaría específica “con personal idóneo, tanto técnico como operativo”.
“No quiero que llamemos a una consultora ‘de Buenos Aires’ para que nos venga a decir lo que tenemos que hacer”, planteó Centurión, a la vez que reconoció que un incremento en las regalías provinciales respecto de la actividad minera, no sería un escenario distinto al de países como Canadá, “donde hay mayores niveles de retención”, o bien en México, donde incluso se abona una tasa ligada a la seguridad en la que deben desarrollarse los proyectos.

Diario: – ¿Cómo analiza lo ocurrido en la provincia de Mendoza con la “marcha atrás” de la ley minera? ¿Podría haber repercusiones o un “efecto contagio” en Chubut?

Daniel Centurión: Luego de los incidentes que hubo en Mendoza, el gobernador de esa provincia salió a decir que iba a informar a la gente lo que realmente es la minería, y me parece que ese fue el error. La información tendría que haber estado primero para definir a la gente que dice ‘no’ a la minería y los que estamos a favor de la misma. Tiene que haber un debate público para que todos podamos expresar claramente nuestras ideas, y que la gente en general sepa realmente, y no de manera tergiversada, lo que es la minería en sí. Como toda actividad, tiene sus pros y sus contras. Pero el error en Chubut sería generar una ley entre gallos y medianoche, sobre la cual luego hay que dar marcha atrás.

D: – Es decir que, en términos locales, podrían evitarse improvisaciones como la ocurrida en Mendoza.

DC: Entiendo que sí, al margen de que la Ley 5.001 debería cambiar o dejar de tener vigencia, a través de una ‘ley parcializada’ que determine en qué puntos puede haber minería. Pero antes de esa ley tienen que estar claras las ‘reglas de juego’, es decir, cómo debería funcionar esto. Existió, hace unos días, una intención de un proyecto de Ley que anduvo circulando y que yo entendí claramente que no manifiesta el interés provincial. A grandes rasgos, desde mi experiencia y conocimiento mineros de diez años, me pareció que fue una idea donde se estaba priorizando la generación de más burocracia en relación a las actividades operativas. No estoy de acuerdo en que el Ministerio de Hidrocarburos maneje la minería en Chubut.

D: – ¿Cómo debería manejarse, entonces?

DC: La minería en la provincia debería manejarse a través de una Secretaría de Minería, donde haya gente idónea, ya sea desde la parte técnica y desde la operativa. Entiendo que en la provincia hay muy poca gente que es operativa respecto a la actividad. No quiero que llamemos a una consultora ‘de Buenos Aires’ para que nos venga a decir lo que tenemos que hacer. Por lo que leí de ese proyecto de Ley que estaba dando vueltas, entendí eso. Y particularmente, creo que el área de Hidrocarburos no es el más idóneo, ya que con la minería hablamos de dos cosas totalmente distintas. Hay un englobe político para agregar esas dos actividades en una sola. Primero, y aunque no sea un tema de gran discusión, porque el ministerio (de Hidrocarburos) está radicado en Comodoro Rivadavia. Me parece que no está en la zona que correspondería (para la minería). Los participantes no sé si tienen la idoneidad necesaria para hablar de minería, en una mesa donde del otro lado nosotros nos encontremos con gente idónea y capaz.

D: – Entonces, ¿la ubicación del organismo de contralor es un factor importante?

DC: Es como que la Secretaría de Pesca la ubiquemos en Tecka. No tiene sentido, desde mi punto de vista y opinión personal. Creo que ahí hay otro tipo de intereses que no responden al provincial.

D: – En el caso del interés provincial, ¿debería debatirse un aumento en las regalías para la actividad?

DC: A pesar de que no tengo una experiencia de gran solidez en esta cuestión, hay que entender algo: en todo el mundo, el oro tiene un mismo valor. Para extraerlo tiene un mismo costo en cualquier país, con la única variación en la mano de obra, pero para los equipos y la tecnología se utiliza el mismo sistema. En Canadá hay mayores niveles de retención. En México también tienen los mismos niveles de retención, y a su vez deben tener un adicional por seguridad, que es infinitamente superior a lo que tenemos. Y si nosotros agregamos todos esos costos que están en el exterior y los trasladamos acá, es perfectamente razonable tener un índice más alto. Esto hay que definirlo y debatirlo técnicamente, pero la persona que lo haga tiene que conocer, también, la parte operativa. Y es algo bastante difícil, pero entiendo que al menos debería analizarse.

D: – Si el debate a favor de avalar legislativamente la actividad minera no prospera, ¿qué otras fuentes de generación de empleo genuino tendría Chubut?

DC: Lo que sucede es que la minería es una gran generadora de empleo, sobre todo en la primera etapa, que es la de construcción. Al sectorizarse la zona o ‘zonificar’, dentro de ese lugar hay una importante cantidad de proyectos. El Proyecto Navidad es el más resonante, pero no es solamente ese. Por ello, en Esquel se formó la Cámara de Proveedores Mineros, donde ellos también quieren participar de esa mesa, entendiendo que si bien la zona está fuera de la zonificación, tendrían muchas actividades mineras cercanas, la más cerca a ellos en Paso de Indios, otra al norte de Esquel. Allí están los proyectos, por eso dicha ciudad quiere participar, mientras que hay gente operativa y conocedora de lo que hace a la minería.

D: – ¿Cuál sería la repercusión directa, en el caso de un eventual comienzo de la actividad minera en Chubut?

DC: La minería inyectaría una cantidad importantísima en los próximos tres años, a partir de la promulgación de la Ley. En la etapa que mayor cantidad de gente implica, que es la fabricación o construcción del yacimiento, se generaría una buena cantidad, y no solamente de puestos de trabajo, sino también de movimiento. Por eso, soy una de las personas de la provincia que plantea que debe haber una determinación clara y concisa del ‘compre local’ antes de que la Ley sea promulgada. Para jugar un partido de fútbol, primero hay que saber en qué cancha vamos a jugar, cuáles van a ser sus dimensiones, características, etcétera.

D: – De este modo, ¿el compre local debería estar definido dentro de la eventual Ley?

DC: Creo que tendría que estar antes. Porque, inmediatamente de que suceda la nueva legislación, los proveedores de la provincia tenemos que tener ya las reglas y determinaciones claras de saber cómo lo vamos a hacer. Existe un ‘usos y costumbres’ que implican (el compre local en) algunos círculos de 20 kilómetros, luego de 80 kilómetros y así sucesivamente, pero no hay nada escrito. Y cuando las cosas no están escritas, se exponen a una interpretación variada.

Gobierno de Chubut