En la primera rueda de reconocimiento de los diez rugbiers imputados en la causa por el asesinato de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, Máximo Thomsen, uno de los imputados como coautores del crimen, quedó complicado porque dos testigos reconocieron que le pegó cuando el joven estaba «arrodillado e inconsciente»
Así lo contó Fernando Burlando, abogado de la querella, quien aseguró que en el día de hoy «lo reconocieron dos personas como que fue el que le pegó cuando estaba arrodillado en el suelo e inconsciente».
Además, dijo que «dio positivo también para Enzo Comelli, a quien un testigo lo reconoció como el que le pegó en primer lugar». «El primer golpe se lo da Comelli. El testigo lo describe con lujo de detalles, vestimenta, etc.», reiteró Burlando.
Cuando le preguntaron por los rumores que indicaban que Ciro Pertossi fue quien le dio una patada en el suelo cuando estaba tirado, el abogado dijo que «hay diligencias que afirmarían eso». Pero yo quiero aclarar que detrás de estas, que son muy importantes, está también un soporte en video que es sumamente aclaratorio», continuó.
Por su parte, Fabián Améndola, abogado del estudio de Burlando, aportó que si en las próximas ruedas de reconocimiento hay testigos que no reconocen a los mismos rugbiers no es relevante porque eso «es algo esperable».
«Cuando hay varios testigos, como en este caso, algunos tienen una visión y otros tienen otra. Las imágenes que están secuestradas en la fiscalía muestran a cuatro personas que le pegaron a Fernando. Hoy reconocieron a dos», detalló. «Uno de los imputados y detenido le pega cuando Fernando está arrodillado e inconsciente. Esa fue la apreciación del testigo», insistió.