El Vaticano vetó al embajador de Argentina por ser divorciado


El Diario | Redaccion

El pliego de Luis Bellando como embajador ante el Vaticano del gobierno de Alberto Fernández está «en suspenso», señalan en la Cancillería, lo que no es otra cosa que decir que fue retirado.
El pliego fue entregado a la Nunciatura, donde no fue bien recibido y los trámites se replegaron. Esto también es una manera de decir que no fue una candidatura bien recibida por las instituciones de la Iglesia Católica, que si bien incluso antes de la llegada del Papa Francisco mostraban menor rigidez ante estas cuestiones, sigue conservando algunas tradiciones.
La confirmación del naufragio de esta candidatura llegó este jueves de boca de Santiago Cafiero. El jefe de Gabinete reconoció que el caso Bellando «se reverá y se reverá también si hace falta otro candidato o candidata para enviar como embajador o representante en la Santa Sede».
«La mecánica que tiene la Cancillería es mandar primero los nombres en consulta porque los países receptores tienen que estar de acuerdo con los candidatos que se propone», explicó Cafiero, quien coincidentemente es hijo del ex embajador ante el Vaticano Juan Pablo Cafiero, a quien sucedieron Eduardo Valdés y Rogelio Pfirter.
«Es un trámite de Cancillería que tendrá sus tiempos administrativos y de consulta. Aún no tenemos información sobre eso», continuó.
Diplomático de carrera, Bellando estuvo casado en primeras nupcias con una mujer con la que tuvo una hija que vive hoy en Europa. Se casó sólo por unión civil y no por Iglesia, como sí lo hizo con su segunda esposa, que nació en Bolivia. Es divorciado. Por esa causa el candidato de Alberto Fernández fue vetado por la Santa Sede.


COMENTARIOS

Comments are closed.