Un problema de algunas energías alternativas a las convencionales, pero que son limpias, como la solar, es que la energía se produce en un momento determinado cuando se encuentra disponible el recurso que la hace posible (en este caso, la luz del astro rey), pero resulta imposible de producir si las condiciones se vuelven adversas, como cuando no luce el sol o es de noche, y de difícil almacenamiento para utilizarla más tarde cuando sí podemos producirla.
Esto ha sido utilizado como un arma arrojadiza contra las energías limpias y renovables por parte de sus detractores, ya que a diferencia de esta dependencia de los medios, la energía nuclear, por ejemplo, puede seguir siendo producida a medida que se necesita.

Producir energía

Una compañía suiza puede haber encontrado una respuesta a la capacidad de almacenar, de forma simple, el exceso de energía producido de una fuente renovable, de manera que pueda ser utilizada más tarde cuando ya no se pueda producir por no encontrarse disponible el recurso empleado para producir la energía.
Siguiendo con nuestro ejemplo de la energía solar, podríamos referirnos a utilizar el exceso de producción en las horas nocturnas.
El método desarrollado por Energy Vault se basa en un principio científico ampliamente conocido: la gravedad.

Etapa de análisis

Para ello, proponen una construcción con una grúa de seis brazos que sea capaz de levantar bloques de hormigón de hasta 35 toneladas para apilarlos uno sobre otro. La energía se generaría dejando caer estos bloques, convirtiendo así la energía potencial almacenada en energía cinética que, convenientemente aprovechada, produciría energía aprovechable en la red.
El sistema, por el momento todavía en fase teórica, aprovecha el mismo principio que guía las centrales hidroeléctricas, pero en vez de aprovechar la diferencia de altura entre dos partes de una cuenca hidrográfica, sería como un acumulador. La grúa funcionaría utilizando el exceso de energía generado por la central productora empleando el viento, la energía solar, u otros medios renovables.

Analizan pruebas piloto

Según fuentes de Energy Vault, una torre de 120 metros de altura es capaz de almacenar hasta 35 MWh de electricidad, una cifra con la que es posible ofrecer suministro eléctrico a entre dos y tres mil hogares durante unas ocho horas.
La compañía ya ha solicitado los permisos necesarios para la realización de las primeras pruebas prácticas de este sistema, construyendo en la misma Suiza una torre de 60 metros de altura. Una de las cosas a probar con esta torre es el sistema informático encargado de estabilizar los bloques durante el proceso de montaje de la torre, ya que estos quedan expuestos a la influencia del viento, por lo que se hace necesaria la realización de maniobras de corrección para evitar golpes y movimientos inesperados.
De tener éxito en estas pruebas, podríamos ver las primeras instalaciones comerciales de este sistema tan pronto como a mediados de este próximo año 2020.

Gobierno de Chubut