El Ministerio de Interior alemán anunció este jueves la prohibición y disolución del grupo neonazi Combat 18, activo en todo el país y conocido por organizar conciertos y distribuir música de contenido ultraderechista. Desde primera hora de la mañana, unos 200 policías realizaron redadas en seis Estados federados alemanes y confiscaron documentos, ordenadores, teléfonos móviles, así como un bate de béisbol con clavos, gas irritante y ropa con propaganda nazi, según informó el ministerio.
La prohibición se produce en un contexto de creciente preocupación ante los ataques y amenazas ultraderechistas a políticos en todo el país. El pasado octubre, un presunto neonazi abrió fuego contra una sinagoga en Halle, en el este del país, y mató a dos personas. Poco antes, en junio, un político conservador murió asesinado por otro extremista. Los recientes ataques “han mostrado con brutalidad que el extremismo de derechas y el antisemitismo son un peligro considerable para la sociedad libre”, dijo el ministro de Interior alemán, Horst Seehofer, en un comunicado.
“La prohibición de hoy es un mensaje claro: el extremismo de derechas y el antisemitismo no tienen cabida en nuestra sociedad”, añadió. El ministro destacó que Combat 18 propaga la ideología ultraderechista y antisemita a través de la producción y distribución de música y la organización de conciertos. El objetivo y las actividades del grupo son contrarias al orden constitucional, según la nota emitida por el ministerio, que considera a la organización “neonazi, racista y xenófoba”. Los objetivos del grupo “son similares a los del nacionalsocialismo”, añade. Se trata de la decimoctava asociación ultraderechista prohibida por el Gobierno.