En la localidad rionegrina de Cipolletti, una mujer policía denunció un abuso por parte de un compañero de trabajo, en el interior de un vehículo oficial. A través de su relato, la mujer de 40 años explicó que todo sucedió el 16 de diciembre por la tarde, en el interior de una camioneta policial Ford Ranger. Ese día, fue designada a realizar tareas de prevención en la unidad 26 de Fernández Oro, junto a otra policía. Según describió, un compañero de ellas fue el encargado de trasladarlas desde la división Canes hasta la ciudad vecina. En el escrito, detalla que el policía acusado de abuso estaba en “aparente estado de ebriedad”. La chica describió que hablaba fuerte, por encima de la música y se dirigía hacia ellas a los gritos. El primer hecho que aparece, indica que el efectivo introdujo una de sus manos en el interior del chaleco reglamentario para tocar las partes íntimas de la mujer. La chica le ordenó que la dejara mientras el oficial le decía que “no pasaba nada”. En la denuncia consta que en reiteradas oportunidades tocó diferentes partes de su cuerpo, ejerciendo fuerza ante la resistencia de la efectivo policial.