La Organización Mundial de la Salud (OMS) convocó lunes a un comité de emergencia para tratar sobre un nuevo virus, tipo SARS, que se expande por China y que ya llegó a otros tres países asiáticos, causando pánico.
El grupo de la OMS se reunirá en Ginebra el miércoles para decidir si clasifica el brote como «una emergencia de salud pública de alcance internacional», una designación que únicamente suele emplearse cuando se trata de epidemias muy graves.
En términos de la OMS, esto significa un «acontecimiento extraordinario» en el que un brote constituye «un riesgo para la salud pública de los otros Estados, por la propagación internacional de la enfermedad» y requiere de una enérgica respuesta internacional.
El lunes, un experto del gobierno chino afirmó que el virus, que mató a tres personas hasta la fecha, es contagioso entre humanos, lo que disparó las alarmas ante los desplazamientos de millones de chinos por las vacaciones de Año Nuevo.
La OMS indicó, no obstante, que «la fuente primaria más probable» de la epidemia parece ser animal, con «algunas transmisiones limitadas de humano a humano que ocurren por contactos muy próximos».
Esta nueva cepa de coronavirus, que se descubrió en la ciudad de Wuhan (centro de China), generó una enorme inquietud por su conexión con el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), que mató a unas 650 personas en China continental y en Hong Kong entre 2002 y 2003.
Se cree que un mercado de mariscos es el centro del brote en la ciudad de Wuhan, pero las autoridades de salud informaron que identificaron pacientes que no tenían antecedentes de contacto con ese centro comercial.
Los científicos del Centro MRC para el Análisis Global de Enfermedades Infecciosas en el Imperial College de Londres advirtieron en un artículo publicado el viernes que el número de casos probablemente se acercaría a 1.700, muy por encima del número anunciado oficialmente.