La ola de violencia desatada en Rosario en enero de 2020 con balaceras y un pico de 17 homicidios en 14 días está vinculada, según el análisis del criminólogo de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) Enrique Font, a una resistencia desatada en la fuerza de seguridad por los cambios lanzados por la nueva gestión provincial. “La Policía puso la palanca en boludo”, graficó.
Font aseguró que existe en Santa Fe “una Policía profundamente vinculada al delito” y eso es algo que “cuando lo decíamos hace 10 ó 15 años había que remar mucho ante la opinión pública, pero a esta altura está ampliamente reconocido”.
“Donde se ha investigado algún tema de criminalidad compleja aparecen policías involucrados: comisarios y jefes”, señaló en el programa A diario (Radio 2) y continuó: “Las primeras acciones de Sain ni siquiera son de reforma. Son para responder a una situación de desgobierno policial, de un cambio de gobierno que no viene a transar”.
“Por eso –siguió Font-, la Policía resiste, opera o hace como me dijo un un policía bonaerene en las primeras reformas de León Arsalnian (ex ministro de Seguridad de Buenos Aires): «Nuestra mejor manera de resistir al principio es poner la palanca en boludo»; y la Policía le puso la palanca en boludo a Sain en los primeros días. Y generó conflictos por falta de custodia en los edificios y varias cosas que no deben haber sido públicas”.
Con otras palabras, el propio ministro de Seguridad Marcelo Sain afirmó que existe “una resistencia enorme a un conjunto de cambios que hemos producido” y “un ánimo de desestabilizar al gobierno”.
Si bien Sain sostuvo que las causas de los homicidios en Rosario y en Santa Fe en enero responden a diversas causas, destacó que “se acabó la caja convalidada desde el poder político en la Policía de Santa Fe”.