Por Juana de Arco*

“Dejen de esperar a los reyes magos, muchachos”, fue la expresión de una fuente calificada ante la consulta de un cronista local sobre los resultados de las gestiones provinciales en la Casa Rosada. Es que pasado el mediodía, la intriga –por decirlo de alguna manera- respecto a cómo le había ido a la comitiva chubutense en Buenos Aires, era proporcional a la desinformación que había en territorio. “¿Para cuándo la gacetilla de la gestión?”, twitteó un referente gremial que esperaba novedades para trasladar data a sus afiliados, todos ellos ´acreedores´ del Estado y preocupados por un sistema de pagos escalonado que parece haber llegado para quedarse.
Quienes transitaban por el Valle daban cuenta a su vez sobre las complicaciones para atravesar otra vez la reedición de cortes y protestas que no se hicieron esperar ni siquiera una semana del nuevo año. Un paisaje que confirma pocos cambios en puerta en una gestión que tiene ganas de ser nueva, pero a la que se le nota el desgaste de las sucesivas reencarnaciones.
La expectativa política final fantaseaba ayer con que desde Nación tuvieran consideración de la ´herencia´ de desfalcos, mala administración y oscurantismo que arrastra el gobierno provincial, y le volvieran a tirar una soga de dinero. Pero con el correr de las horas todos los trascendidos dieron cuenta que los conductores políticos de turno fueron despertando tarde y mal de esta nueva ensoñación.

Mala noticia

Oficialmente una escueta gacetilla oficial emitida desde Rawson no amplificó demasiado la patinada, como era de esperar. Y en ese marco, el mensajero de la mala nueva que salió a decir las cosas sin eufemismo fue el matutino especializado Ámbito Financiero que tituló: “Alberto Fernández a Arcioni: ordene sus cuentas antes de pedir auxilio”. El diario de Cristóbal López parece no tener demasiada piedad con su ex escribano, y por el contrario le sacude las realidades sin anestesia. Y mal que nos pese a los medios provinciales, alguien tiene que contar la verdad, por lo menos la que nosotros desconocemos dado el hermetismo informativo con el que se manejan en territorio las cuestiones públicas. Según AF, “Mariano Arcioni no logró reunirse en Buenos Aires con Alberto Fernández. A cambio mantuvo un encuentro con Martín Guzmán, quien puso una serie de condiciones para avanzar en algún tipo de ayuda financiera. (…) con el objetivo de conseguir los recursos necesarios para abonar el aguinaldo de los estatales algo que, hasta el momento, sólo quedó en promesas. Según pudo reconstruir ambito.com, la Casa Rosada habría puesto como condición inicial para destrabar cualquier tipo de auxilio un plan de ordenamiento provincial (sic) en el que ya trabaja el equipo del mandatario patagónico”.
Agrega el medio nacional que “Arcioni escuchó ese planteo de boca del propio Guzmán, ya que no logró reunirse con Alberto Fernández, quien ya le anticipó a todas las provincias deficitarias que acomoden sus números ya que el estado nacional enfrenta problemas de las mismas características. El Gobierno provincial necesita alrededor de $1.340 millones para poder cancelar el aguinaldo de los activos. A su favor, ya cuenta con cerca de 500 millones de pesos provenientes de los ingresos de la recaudación de los primeros días del mes. El problema recae en que el grueso de los activos todavía no lo cobró y tampoco hay certezas de cuándo lo hará. Para sumar a un conflicto que parece volver a tomar la plana, el Gobierno aún no sabe de qué manera se realizará el pago escalonado. A diferencia de lo que venía ocurriendo en los últimos meses, tiempo en el que se pagó en cuatro partes (hasta 40 mil, 60 mil, 150 mil y más de esa suma) durante cada viernes, y según los sueldos, los estatales con ingresos más bajos no percibieron su salario”. Agrega la crónica que “En este marco, los trabajadores estatales de Chubut volvieron a tomar la calle en respuesta a la falta de pago por parte de la Provincia. Se les adeuda el aguinaldo y el sueldo de diciembre. A través de movilizaciones en el centro de Comodoro Rivadavia y cortes en la ruta nacional número 3, a la altura de Puerto Madryn, y en la provincial número 7, en el tramo Trelew-Rawson, los miembros de ATE retomaron el paro indeterminado por primera vez en este 2020”.

El vocero

“Sabemos que es una circunstancia compleja, el gobernador transmite esta preocupación. Vamos a trabajar para resolverlo. Cuando tengamos la certeza de que se puede abonar el aguinaldo, se va a hacer”, sostuvo Antonena. En lo concreto, hasta hoy al mediodía, solo los jubilados cobraron el sueldo anual complementario. En el transcurso del día, según aseguraron desde el Gobierno, lo harán los empleados de Lotería IPV, del Instituto Provincial de la Vivienda y de la Obras Social Seros.
En este sentido, el secretario de ATE Comodoro Rivadavia, Gerardo Coronado, sostuvo que “estamos a 6 de enero y nadie cobró. Se maneja todo con total desprolijidad e irresponsabilidad. Nos deben la cláusula gatillo y quieren armar paritarias cuando todavía no cobramos lo del año anterior”.
Agrega AF que “Las fiestas y los asuetos fueron como un bálsamo para una Provincia que vivió gran parte de 2019 en estado de crisis. Sin embargo, el conflicto nunca desapareció. Y hoy, al igual que el año pasado, vuelve a tomar fuerza”.

Un día antes el cronista Juan Funes daba cuenta de la falta de confianza que habría en el equipo económico de Fernández sobre el Ejecutivo chubutense, insistiendo que desde Nación le piden a Chubut “un programa ´claro, eficaz y sustentable´ que haga viable la economía de la Provincia”. Un reclamo que se suponía le plantaba el macrismo, pero que pasadas las mieles electorales, también le solicita el albertismo.

Su sola presencia no basta

El fallecido Aldo Pignanelli contaba que apenas asumió Macri convocó a un grupo de economistas -entre los que estaba el relator de la anécdota- para contarles a grandes rasgos cómo sería el país durante su gobierno. Al preguntársele acerca de su estrategia para conseguir inversiones, Macri respondió -con la soberbia que lo caracteriza- que para lograrlo bastaría solamente con su presencia en la Casa Rosada.
A Arcioni parece haberle ocurrido algo similar con Alberto Fernández, con quien compartió actos de campaña luego de la incorporación de su mentor Sergio Massa al Frente de Todos. Creyó que con ese pase de magia le alcanzaría para obtener de Nación los fondos necesarios para cubrir su déficit, al menos con los empleados estatales. Hasta ahora no lo ha conseguido, y la misión se revela como altamente compleja.
Solamente la emisión de nueva deuda le posibilitó terminar de pagar en los últimos días de diciembre el mes de noviembre. Sin embargo, no pudo reunir lo necesario para cumplir con el medio aguinaldo y ya se le vino encima el pago de los sueldos de diciembre. El mercado de los bancos privados le dijo que no a la oferta de papeles chubutenses, y el gobierno volvió a quedar expuesto.
A la par, algunos economistas provinciales -que vienen acertando sus pronósticos- auguran un camino plagado de escollos hasta marzo; cuando podría alejarse casi definitivamente cualquier posibilidad de normalización para lo que quede del año que recién comienza.

No hay plan «B»

Hasta ahora, las respuestas del gobernador de Chubut no habrían conformado a los interlocutores nacionales. Dicen que el ministro habría instruido a sus funcionarios que atiendan el «caso Chubut» siempre y cuando el propio Arcioni, o bien Oscar Antonena, «muestren números claros y posibles de ser encauzados» para que la multimillonaria deuda provincial no siga incrementándose.
En el Ministerio de Economía de Nación analizan en detalle los presupuestos provinciales y dicen que lo que más ruido estaría haciendo para los técnicos de Guzmán es la ausencia de cualquier ingeniería que suponga al menos un intento de generar ingresos por cuenta propia en una provincia donde lo que sobran son riquezas naturales. “No hay buen asesoramiento, no hay equipos interdisciplinarios y no hay proyectos a desarrollar”, comentan off de récord palabras más menos en Balcarce 50. Para los referentes provinciales el tipo de conducción hiperpersonalista que ejecuta Mariano Arcioni está claro que es inviable, pero quienes dialogan con Fontana 50 aseguran que la extrema sensibilidad rayana en la soberbia del comdorense no deja margen para un gobierno participativo ni mucho menos. Como lo tradujo hace unos días el intendente de Comodoro que conoce bastante bien al gobernador, “no se deja ayudar”. Así las cosas la realidad es que Arcioni todavía está en ´tiempo de descuento´ para intentar repuntar una gestión que lleva en los hechos, una semana. O reeditar los más de dos años de conducción en los que terminó aislado y con una población de fantasmas y desconfianzas copándole los días y malogrando una reelección impecable. Los primeros meses serán por esto extremadamente esclarecedores. Porque como decía el exministro italiano Giulio Andreotti: “No desgasta el poder; lo que desgasta es no tenerlo”.

*Soy Juana de Arco, ….y ceniza de tantos