Un transportista de un camión fue demorado por personal del puesto de seguridad vial de Río Colorado, cuando transitaba por la ruta nacional 22 en evidente estado de ebriedad. Tras efectuarse el test de alcoholemia, el resultado dio positivo con 3.29 gramos de alcohol en sangre.
La detección fue en el puesto de control en el kilómetro 857, cuando los agentes realizaban los controles rutinarios y advirtieron que el conductor del rodado intentaba eludirlos por la calle que divide entre la casilla policial y la reciente inaugurada oficina de turismo.
Al interceptarlo, los agentes percibieron rápidamente un fuerte olor etílico. Además notaron que el hombre de 43 años, que viajaba rumbo a la provincia de Tucumán, balbuceaba sin poder mantener un diálogo coordinado. El transportista circulaba en un camión Scania.