Luego de que el radicalismo de Puerto Madryn advirtiera una posible afectación a la salud pública por el riego de espacios públicos con agua cloacal y que sugiriera utilizar agua potable en su defecto, desde el Municipio explicaron que las tareas que actualmente se realizan conllevan una importante cantidad de análisis y estudios para determinar que no se genere un riesgo para la salud de los vecinos.
En este orden, explicaron que “el cien por ciento del agua cloacal de la ciudad, es decir, todas las cloacas de la ciudad, van a la planta de tratamiento y, si no se dispone dentro de lo que sería riegos, tendríamos que hacer un vuelco al mar, lo cual también evitamos”, aclarando que utilizar agua potable en plena temporada estival, cuando se insiste en cuidar el recurso acuífero, “es algo ilógico teniendo en cuenta los costos de transporte del agua potable, que pagamos todos los vecinos”.

“Se analiza y se clora el agua”

Al respecto, el titular de la Secretaría de Ecología y Protección Ambiental (SEPA), Facundo Ursino, explicó que “el agua tiene un tratamiento, se realizan análisis de todos los parámetros, tanto bacteriológicos como así también, si existe algún riesgo para la salud se hace un análisis a través del Cenpat” y agregó que “estas no son cuestiones menores y las tenemos en cuenta; entendemos que podría haber un riesgo para la salud y por ese motivo se hacen los respectivos análisis; además, se clora el agua, cumpliendo con el Decreto 1540/16, al cual estamos adheridos”.

Generación de biomasa

Asimismo, el funcionario municipal remarcó que “otra de las cuestiones importantes es que el cien por ciento del agua cloacal de la ciudad, es decir, todas las cloacas de la ciudad, van a la planta de tratamiento y, si no se dispone dentro de lo que sería riegos, tendríamos que hacer un vuelco al mar, lo cual también evitamos” y sostuvo que “si bien no hay una contaminación concreta, sí es un aporte en materia orgánica hacia el mar lo que generaría mucha mayor producción de algas y de biomasa”.
En esta línea, reiteró que “estamos hablando de todo el (sistema) cloacal de la ciudad, no de un poco cantidad de agua”.

Cuidar el recurso

Por otra parte, Ursino señaló “otro tema importante es que no se utiliza el agua potable para el riego, tenemos la misma muy lejos y el costo de potabilización es muy alto; tenemos que transportarla y, durante el verano, estamos pidiendo que se cuide el recurso en conjunto con la Cooperativa” y calificó como “ilógica la iniciativa de que se haga el riego de espacios públicos con agua potable, con el costo que ello tiene para la ciudad y que lo pagamos todos los vecinos”.

El pedido de la UCR

Desde el Comité local de la UCR habían solicitado la adhesión de Puerto Madryn al Decreto 1540/16, así como también habían pedido al Concejo Deliberante “la incorporación de cartelería donde se informe que el espacio determinado de esparcimiento y recreación de libre acceso público son regados con agua cloacal tratada”, agregando que “los espacios costeros, donde son más afectados por el turismo, cartelería en idioma de lengua española e inglés para la inclusión de turismo extranjero en la información ambiental brindada, entendiendo que nuestra ciudad, alberga no solo turismo de habla hispana, sino también de todas partes del mundo”.

Cuidado ambiental

También, sugirieron “la interrupción del riego de espacios recreativos con contacto directo de las personas” y plantearon que “siendo esta la época con mayor contacto y de mayor riesgo, por ser estival, creemos que la urgencia de la asistencia gubernamental a la problemática planteada, puede evitar y disminuir los riesgos de las personas que interactúen con el medio ambiente en nuestra ciudad”, agregando que “un cuidado preventivo analítico de los efluentes cloacales, que son tratados y utilizados para la forestación en nuestra ciudad y los vertidos al golfo, son una medida que nos interesaría conocer numerológicamente y estadísticamente”.

Municipalidad de Puerto Madryn