Por Juana de Arco*

El fin de semana anterior decíamos que lo único que nos consolaba era el buen clima en Chubut y se desató el vendaval casi tornado que nos dejó cola para arriba. Así que este, mejor coincidir que no hay muchas buenas perspectivas en el horizonte, así no pifiamos tanto.
De por sí la superluna del domingo es un preámbulo de cambios profundos y esperemos que para bien. Después de todo, lo que mejor que gestionamos los habitontos en la Provincia, es la esperanza.
A decir verdad, hay que hacer un esfuerzo muy grande y ver la mitad del vaso lleno, como dicen los filósofos de Fontana 50. Eso si, con una cuota humor doloroso. Por ejemplo, que después de todo y si no se corta la luz, desde este sábado 8 de febrero el cuarto rango de empleados estatales podrá terminar de cobrar el sueldo del último mes de 2019. Y más allá del ajuste de cinturón, es si se quiere, un ahorro forzoso, (aunque no indexado).

Dieta ´Fontana´

Si mucha gente no se había decidido por avanzar con una dieta de verano, definitivamente la coyuntura chubutense lo empujó a abandonar los helados, los asados, la birra diaria, y todos los ´gastos superfluos´ que ayudan a sostener el escalonamiento arcionista. El otro lado positivo es que se logró el ´compre local´ obligado, y de las ´vacaciones en territorio´, sobre de un porcentaje importante de los 65 mil empleados públicos que dependen de la incertidumbre oficial. Eso tiene un par de virtudes como por ejemplo que se aplaca la histeria consumista obligadamente, se vuelve a la comida casera, a las reuniones con amigos, y hasta los deportes del barrio por abandono de gimnasio, y por si fuera poco, los chicos conocen lugares de su provincia, de su cuadra o de su pueblo a donde no los hubieran llevado si se hubiesen concretado las vacaciones foráneas posibles que hoy se truncaron por falta de cobro de sueldos. Y como además, no se sabe si comenzarán las clases, el conocimiento empírico del territorio también va completando una parte de la currícula ´Chubut, mi provincia´.

Pecado de optimismo

Y si para algunos de los educandos puede ser frustrante veranear en el barrio, también es importante hacerles notar el lado ´lleno´: es probable que tengan una notable prolongación de ´vacaciones´, porque tal como viene la cosa, hay serias dudas del inicio del ciclo escolar 2020.
Es que los docentes ya le advirtieron al Ejecutivo que para el 18 de este mes necesitan el pago de sueldo de enero más el cumplimiento de la clausula gatillo que se les adeuda, si es que Arcioni pretende empezar a hablar de una nueva relación de confianza con el sistema escolar. Y si sacamos la cuenta que ayer recién pagó el último tramo de sueldos de diciembre mad jubilados de enero, con lo cortito como pata de chancho que es febrero, no entran los escalones y las demandas de docentes en el mismo mes.
Como si fuera poco hay también menos posibilidades de viajes, porque una de las aéreas más baratas que unía la provincia con el resto del país, va en picada en parte gracias al arrastre provincial. Es que le pagaron $180 millones con un papel que se llama ticadep, por el cual el propio Banco le cobraba unos $20 millones de comisión para convertirlo en dinero, pero que después ni siquiera se los habría cambiado porque no le alcanza la caja para garantizar los malabares del gobierno. Sin ese dinero y otros pasivos de arrastre, la gestión provincial también se llevó puesta se podría decir a la principal conectividad turística que tenía el Valle con el resto del país. Para los ultra optimistas sin embargo, esto también tiene lectura: habrá menos turistas e ingresos, pero habrá lugar para estacionar y veranear más tranquilos en las playas. Y hasta le suman la idea que si se termina de confirmar algún temor de síntoma de coronavirus, ni los cruceros completarán recorrido, así que más para los de acá, dicen también. Y la cordillera que no joda, porque también podría tener su ´desagote´ de foráneos tal como viene la avanzada de ´ratatouille´ con el primer caso de hantavirus al ladito nomás, del lado del lago de Neuquén.

Saludables forzosos

Eso sí, que se trate sólo de sustos como para espantar amontonamientos, porque si alguien se apesta debe tener muy claro que el sistema de salud está en amarillo rojito, con retención de servicios en todos los nosocomios provinciales y atendiendo sólo emergencias. Pa´ colmo, los anestesistas extendieron hasta fin de año la Emergencia y hay guardias pasivas, así que si hay que intervenir en vuestro organismo será apretando los dientes y ahogando el grito con algún trago de grapa, como en la época del lejano oeste.
Para los ultra orgánicos, esto después de todo también tiene su lado “lleno”: se ahorra casi dos meses de insumos en el año, bajan las odiosas estadísticas negativas de padecimientos, y obliga a la ciudadanía a hacer vida sana para tratar de evitar caer en la onerosa atención privada.

A cantarle al escribano

Pero para seguir escurriendo algunas gotas del ´lado positivo´, si no comienzan las clases, se suspenden los vuelos, se cortan las rutas, no hay atención de salud garantizada, y a la seguridad se la llevaron presa, porque solo se resguarda el servicio policíaco, ya que no pueden cumplir con bomberos ni con defensa civil; lo no tan malo es que al gobierno no les caerá ninguna demanda judicial ni mucho menos, y todo se deberá dirimir con el correspondiente diálogo y ´acuerdo ciudadano´ al que estamos acostumbrados. Esto considerando que la reunión “cumbre” que se anunció con bombos y platillos y que se llevó a cabo ayer con la mesa de la justicia, fue un fiasco, y terminó con retención de servicios del Poder Judicial. Es que a Arcioni le sobró buena onda y sinceridad, pero le faltaron soluciones. “Les hablé con el corazón y me respondieron con el bolsillo» podría sintetizar el comodorense, parafraseando el famoso dicho del exministro de Economía, Juan Carlos Pugliese allá por febrero de 1989, en oportunidad de una corrida cambiaria que terminaría en una hiperinflación y en la salida adelantada del presidente Raúl Alfonsín. Un recuerdo si se quiere extremo para demostrar que la historia tiene otros resultados de ´pifiadas´ memorables del mismo estilo, y que no son sólo desmérito de nuestro mandatario mayor.

Al filo del comunismo chubutense

Así las cosas tampoco hay que sacar conclusiones livianas, porque hay quienes especulan que si no funciona el Poder Judicial y tampoco el Poder Legislativo, alcanzamos la ´dictadura simplificante´ liceísta, con absoluta decisión del Ejecutivo y listo. Afortunadamente no es así, porque no hay duda alguna en la construcción democrática que intenta Arcioni, tanto que hay quienes consideran que peca de exageración y vamos cayendo casi en un comunismo: como dijo un vecino ´todos tenemos menos de todo´.

Pedaleo por la vía

Eso sí, si hay algo bueno en todo este entuerto político convertido en pedaleo de gestión es que casi nadie va a Rawson, excepto los que viven ahí y frecuentan otras ciudades. No sólo porque no se sabe si te sorprende un corte y te quedás en la ruta con 34 de calor o vendaval en el desierto, o si el ministro ´Capitán América´ ya aplica el ´toque de queda´ en consonancia con el unipoder real y un control trasnochado que no se percató de la avanzada eclíptica de Febo, te agarró con el seguro de diciembre como consecuencia del escalón. Pero sobre todo no se va porque además de estos riesgos zonales, el Estado está casi parado en su totalidad y pocos están en su sitio de trabajo por miedo a la guadaña que intentarán pasar para concretar el ´achique´ anunciado que requiere el famoso relevamiento de personal. Como conclusión, se puede sintetizar que hacer una gestión en Chubut es más difícil que hacer gárgaras boca abajo. Pero eso también tiene sus bemoles arriba: hay menos accidentes, los agentes públicos se estresan menos porque no atienden, se ahorra internet y luz en los organismos públicos, y de paso se conserva las ya deterioradas rutas, evitándose el insoportable trajín que solía provocar la ´rosca´ política capitalina.

Relajá, que te reperfilo con cuidado

Terminar con la ´rosca´ y la politiquería después de todo ha sido el grito de guerra por excelencia del gobernador desde que comenzó su trote en Fontana luego de la muerte de su antecesor. Eso permite comenzar con un mucho más conveniente estilo ´gerencial´ de los manejos públicos, lo que no quiere decir más transparente. Muy por el contrario, esa ultra concentración de decisión, sumada a los superpoderes que se arrogan un puñado de ministros y la mesa chica de ´paladar negro´, blindados en la ´emergencia económica´ y las urgencias de coyuntura, arrastra ´daños colaterales´. Se supo ayer mismo por ejemplo que el run run de que Arcioni buscará reperfilar la deuda a 2026 -que para el vecino común es chino básicoy cree que es para solucionar pagos internos-, trajo cola. De inmediato el estudio Latham & Watkins intimó a Chubut a pagar un bono por 650 millones de dólares emitido bajo la legislación de New York con respaldo de regalías petroleras. Ahora los bonistas que no quieren correr riesgo con las ´ideas felices´ de nuestros mandatarios, exigen el pago y, de no hacerlo, podrían demandar a la provincia. Y también esto que podría entenderse como la mas mala de las noticias que cierran la semana oficial, es si se quiere, buena para los vecinos y los legisladores. Porque aunque sea por este medio se nos alertó que algún interés de comisiones o algo por el estilo había detrás para forzar tanto una sesión extraordinaria que no salió y un reperfilamiento q no se sabe para que. Es que los propios acreedores explicaron que “No entendemos la supuesta necesidad de reperfilar los títulos de deuda de 2026. La liquidez generada por la Garantía continúa respaldando cómodamente el servicio de la deuda de los títulos de Deuda de 2026 que, como señalamos anteriormente, equivale aproximadamente a 10.000 millones de pesos en liquidez en los últimos cuatro trimestres, comparado con los 2351 millones equivalentes al servicio de deuda de los Títulos de Deuda de 2026”, agrega. Por el tono de la advertencia que quiere que le diga, yo apostaría a que son muchachos conocidos y conocedores, que saben muy bien lo que está pasando, y que si Mariano reperfila y usa en su gestión las regalías actuales para otra cosa, enterraría aún más a la provincia a riesgo que después de 2026 podría hasta ni haber industria petrolera en pie, y entonces a cobrarle al que venga o a cantarle a Magoya, como canta María Walsh en ´El sol no tiene bolsillo´.
En fin, por ahora el ´Manual para noveles dirigentes´ no está dando mucho resultado por lo que se ve. Por lo que a ponerle un poco de onda, y como decía un proverbio bibliotecario, “si algo no se entiende pasando la página, por ahí conviene cambiar de libro”.

*Soy Juana de Arco, …y ceniza de tantos