Chubut es una de las 10 provincias que, al menos desde la teoría y desde el punto de vista de la planificación anual, aspira a respetar los 180 días de clases estipulados por una norma nacional. Un tema muy sensible para la administración Fernández-Fernández. Sin embargo, la provincia terminó el año pasado con menos de medio año de dictado. Y más allá de la teoría, si el gobierno no logra cumplir con los compromisos salariales adeudados, será difícil que esta planificación otra vez resulte ´mentirosa´ por un previsible escenario de alta conflictividad.