ARCIONI BUSCA SIMPLIFICAR LA CRISIS POLÍTICA DE CHUBUT EN UNA PUJA PERSONAL CON SU VICE. SALTÓ DE LA DISCRECIONALIDAD DE PODER A LA VICTIMIZACIÓN SOBRE PRESUNTAS CONSPIRACIONES, PARA CONTROLAR LA INTERNA Y ENCARAR UNA REFIDELIZACIÓN. AYER REUNIÓ A LOS ´OFENDIDOS´ DIPUTADOS PARA AVANZAR CON ´APROBACIONES RECONCILIADAS´. EN EL MIENTRAS TANTO SE DISCUTEN ´CALIFICATIVOS´ PERO NO PROYECTOS

Rejunte de miserabilidades


El Diario | Opinion

Por Juana de Arco*

Al fin y al cabo tanto ruido por una calificación, hasta poética. Después de todo, ´Los miserables´ (cuyo título original en francés es ´Les misérables´) es una novela del poeta y escritor francés Victor Hugo publicada en 1862, está considerada como una de las obras más importantes del siglo XIX.
Dicen que quien se sintió tocado por el calificativo que hace unas semanas les tiró el gobernador del Chubut a un grupo de diputados y a su propio vicegobernador, no entendieron que fue apenas en el marco de una reinterpretación hasta literaria de los tiempos que corren en la provincia. Es que la novela, de estilo romántico, también plantea por medio de su argumento una discusión sobre el bien y el mal, sobre la ley, la política, la ética, la justicia y la religión. Salvando las diferencias, y saltando la ironía, todos saben que no se trató de una apología al ideario del genial franchute, sino que a nuestro escribano en realidad se le salió la cadena ante el disenso de mando, y terminó enredado en una novela que ahora comenzó a desentramar.

Apresurando los trancos

Lo único en que se puede parecer aquellas y estas ´miserabilidades´ es en el adelante y detrás de escena que ahora se logran ver con más claridad.
Después de haber tensado mucho la cuerda oficial, Arcioni logró hacer saltar la interna que se sabía iba a surgir más temprano que tarde, con su vice Ricardo Sastre y su principal aliado del Valle, Adrián Maderna. Para muchos el apresuramiento de las diferencias fue demasiado prematuro, pero para otros habría sido toda una estrategia para blanquear las cartas. Está claro que Arcioni no podrá repetir mandato y que Sastre se perfiló para ser uno de los anotados en 2023. Sin embargo el poder comodorense buscará desgastar su figura en gestión y plantar la semillita de la discordia ´desde el vamos´ -tal como sucedió-, para abrir paso al verdadero ´heredero´ del escribano, que difícilmente será del Valle.
Por eso, tras el espadeo explícito entre el gobernador y el vice, Arcioni comenzó la refidelización inmediata post elecciones.

Romper y rearmar

El trabajo grueso en Buenos Aires siempre quedó en manos de su fiel amigo Sergio Massa, que es ´el´ aliado por excelencia que requiere el sello de ´Todos´, por lo menos por los próximos dos años.
En ese sentido, y tal lo que suena en las filas peronistas, se sabe que el PJ provincial y mucho menos el nacional opinará sobre la gestión del escribano, porque hay orden de aplacar la oposición en todo el país hasta que se logre domar la deuda argentina. También porque hay negocios importantes que requieren ese ´consenso armado´.
A su vez, el desparramo armado con el sastrismo le sirvió al comodorense para marcar cancha y evitar incluso el ejercicio opositor del siempre distante peronismo provincial y del disperso radicalismo superviviente.
En ese marco, y en línea con las simplificaciones oficiales, también tuvo tejido de sus diputados nacionales para encriptar el despelote político. Fue el legislador Alfredo Luenzo, patriarca de los pájaros de temporada, quien intentó edulcorar la crisis política provincial hacia afuera, reduciendo el tema a una ´cuestión personal´ entre el gobernador y su vice. (Ver https://opisantacruz.com.ar/2020/02/06/un-senador-aliado-de-arcioni-redujo-todo-el-problema-de-chubut-a-la-mala-relacion-del-gobernador-con-su-vice/ )
Mientras otro legislador provincial también comodorense, Roddy Ingram hizo su parte en territorio, tratando de calmar las aguas hacia adentro del Legislativo, pero en realidad, definiendo la situación como ´intentonas desestabilizadoras´. Un recurso que amedranta y evita adhesiones al disenso, victimización recurrentemente usado por el arcionismo ante un modo de conducción particularmente impopular que viene desarrollando hace más de dos año y chirolas. (Ver https://www.diariojornada.com.ar/265343/provincia/el_diputado_ingram_aseguro_que_hay_intentos_desestabilizadores_hacia_el_gobierno_provincial/ ) Con esta reinscripción de la realidad chubutense, se continuó con el ´desacoplamiento´ de dirigentes a la más carismática conducción sastrista. Primero el Ejecutivo le dedicó varios días y reuniones a rejuntar a los intendentes chicos, a través de funcionarios propios, los que con un poco de sonrisa y billetera, terminaron clamando un apoyo casi irrestricto.
A la vez marcaron diferencias como para ´disciplinar´ a los que piensen seguir jugando a ´dos puntas´. Esto quedó en evidencia con el reclamo del jefe comunal de Gastre, Genaro Pérez, (socio ideológico de Sastre) quien manifestó desde sus redes sociales su malestar tras la reunión organizada entre la subsecretaría de Asuntos Municipales y los jefes comunales de Chubut, a la cual no fue invitado. “Dejaron afuera a Gastre, Telsen y Paso del Sapo”, advirtió el joven empresario madrynense avenido a la política tras el comienzo de ´la fiebre de la plata´.
Con ese gesto de apertura de aguas de intendentes, el arcionismo fue bastante claro sobre el aislamiento que pueden sufrir aquellos referentes que saquen el pie del plato de Fontana 50.

El otro ensayo de obra se dio en la Legislatura. Ante una sesión extraordinaria más manoseada que timbre de micro, que terminó en improperios y ofensas y evidenciando en realidad, cuanto del bloque propio, es propio; ahora vino el momento de la verdad.
Y es que si enero cerró con titulares como “Se quebró el bloque de la mayoría y llueven críticas sobre Arcioni”, ayer el gobernador los sentó todos en una mesa para explicarles lo que habría debido hacer hace un mes. ¿Gana tiempo y maneja las lineales reacciones de un sector político demasiado evidente con el mouse? Es probable.
El gran tema de fondo y que se logró ahogar con tanto debate politiquero, es el diversísimo montón de ´raros´ proyectos que se ingresaron (megaminería, jubilaciones y retiros anticipados, impuestazos, etc), que es tal y tan diverso que si no los estudian exhaustivamente los noveles diputados, podrían quedar más pegados que cuñado de rico. Ya les pasó con la aprobación de un Presupuesto 2020 -que debería derogarse por mentiroso- donde levantaron la mano ante números que se duplicaron y se triplicaron en menos de un mes, y por lo que en algún momento deberán responder. (Ver https://www.elpatagonico.com/la-improvisacion-del-gobierno-es-notable-n5076880 ) Este es un tema con el que los ´miserables´ podrían ser ´legítimamente torturados´ una y otra vez en el año para que sigan levantando manos.
Con la separación que hizo anticipada de ´la paja del trigo´, al gobernador Arcioni le habían quedado solo 7 diputados propios, uno menos de los que tiene el Frente de Todos, por lo que se especulaba con que se convertía en la tercera minoría en la Legislatura, apenas por sobre los 3 legisladores de Juntos por el Cambio. Sin embargo ayer comenzó con lo que se entendería como el ´blanqueamiento´ de claves, de propios y extraños.
Arcioni reunió sin Sastre y en la Sala de Situación de Casa de Gobierno, a trece diputados provinciales del bloque ‘Chubut al Frente’ y a los ministros de su gabinete. Y si bien hubo catarsis bien subida de tono, oficialmente dijeron que estuvo limitada a una discusión de fondo sobre el Plan de Reestructuración del Estado. Sin embargo, las dos horas que duró la reunión estuvo enfocada a intentar subsanar las fuertes diferencias que existen entre el arcionismo con el sastrismo y el madernismo. Afirman testigos presenciales que en el único momento que el debate estuvo enfocado en los proyectos que envió el Ejecutivo a la Legislautra, fue para recriminar los fundamentos o la poca seriedad en el diseño.
El gobernador se rodeó de casi todo su gabinete. Estaban el secretario General de Gobierno, Calos Relly, los ministros de Economía; Oscar Antonena; de Gobierno y Justicia, José María Grazzini; de Seguridad, Federico Massoni; de Infraestructura, Energía y Planificación, Gustavo Aguilera; de Desarrollo Social, Cecilia Torres Otarola; de Educación, Andrés Meiszner; de Salud, Fabián Puratich; de Turismo y Áreas Protegidas, Néstor Garcia; los secretarios de Ciencia, Tecnología, Innovación Productiva y Cultura, Mauro Carrasco; de Pesca, Adrián Awstin; de Trabajo, Cristian Ayala, y de Contrataciones, Lorena Coria; entre otros funcionarios del Poder Ejecutivo. Mientras que entre los diputados presentes se encontraban Juan Horacio País, Zulema Andén, Pablo Nouveau, Graciela Cigudosa, Miguel Antín, Mary Cativa, Leila Lloyd Jones, Carlos Gómez, Ángel Tirso Chiquichano, Roddy Ingram, Mariela Williams, Emiliano Mongilardi y Gabriela De Lucía.

Compartimentando el poder

Con esto, Arcioni abre otro capítulo para alcanzar una sesión extraordinaria o por lo menos intentar abordar los proyectos en ordinarias, y baja la espuma de la confrontación con los legisladores, volviendo a personificar el conflicto en su vice, Ricardo Sastre. De paso le mete mano en la estructura de alianzas legislativa, puenteándolo e intentando hacerle sentir el rigor de mando en su propio espacio y rol.
Y como en toda reconciliación, si logra la sesión que busca, es poco probable que alguno de los diputados presentes en la reunión de ayer vuelva a desmarcarse en lo inmediato, por efecto ´luna de miel´, con lo que podría lograr varias aprobaciones otra vez de manera express.
Nuestros ´miserables´ como los de Víctor Hugo, habrían aceptado minimizar el impacto del improperio que saltó de una interna palaciega y recapitular vínculos. Todo en pos de las necesidades provinciales y la crisis que podría bien llevarse puesta a toda la estructura institucional si las masas se terminan de hartar de ser la válvula de ajuste y desajuste permanente. Por eso negociar los diputados es bastante más barato que renegociar los reperfiladores de la deuda, que ya tiene nombre, apellido y comisiones definidas.
La diferencia entre nuestro sainete y el francés es sin embargo bastante notable. La novela magistral de Víctor, es una defensa universal de los oprimidos sea cual sea el lugar o situación sociohistórica que vivan. En la versión chubutana, se siguen tratando de salvar unos pocos.

*Soy Juana de Arco, ….y ceniza de tantos


COMENTARIOS

Comments are closed.