El gobierno francés prohibió ayer las concentraciones de más de mil personas, en un intento por frenar la propagación del coronavirus, según anunció el ministro de Salud Olivier Véran. Asimismo, el titular de la cartera de salud de Alemania, Jens Spahn, pidió a los organizadores cancelar los eventos masivos para tratar de contener la epidemia.
Así las cosas, este domingo Francia superó la barrera simbólica de mil contagios, al llegar a 1.126 casos confirmados, con 19 decesos por la epidemia. El anuncio debería tener importantes consecuencias en el mundo del deporte y el entretenimiento. Las autoridades ya están multiplicando las cancelaciones de eventos como la Feria del Libro, programada del 20 al 23 de marzo o el Mundial de Tatuajes, previsto del 13 al 15 de marzo en París.
«Nuestra prioridad es hacer todo lo posible para frenar la circulación del virus en el territorio nacional», subrayó el ministro.
Alemania por su parte también pidió a organizadores cancelar eventos masivos. El titular de la cartera de Salud de Alemania, Jens Spahn, pidió a los organizadores de grandes eventos públicos que los cancelen e instó a la población a quedarse en casa con la esperanza de que pueda frenarse la propagación del coronavirus y el colapso de los sistemas sanitarios.
Ante el rápido aumento de casos del coronavirus, la presión está creciendo para que haya una respuesta más amplia de la salud pública en el país, después de que Italia aisló partes del norte para contener la epidemia. Hasta ahora Alemania tenía 902 casos confirmados al mediodía del domingo, lejos de los casi 6.000 de Italia, pero incluía una gran concentración de 392 en una municipalidad del oeste del país. Un alemán murió por la enfermedad en Egipto. La tarea ahora es ralentizar la propagación del virus, afirmó Spahn el domingo. «Cuanto más lento se extienda el virus, mejor podrá responder el sistema de salud».
Alemania tiene el mayor número de casos de Europa después de Italia y Francia, y la preocupación está creciendo por las consecuencias tanto económicas como para la salud pública de algo que amenaza con convertirse en una pandemia global.