En plena cuarentena, una noticia que puede llegar a poner de los pelos a los chicos es que Sony por fin abrió la caja de Pandora de cómo será la nueva PlayStation 5, detallando todas las características técnicas de la nueva consola.
Mark Cerny, arquitecto de la consola, declaró que los nuevos discos duros SSD de 825 GB, a diferencia de los HDD que tienen tanto PS4 Pro como Xbox One X, serán la clave de la nueva generación de consolas. Gracias a este hardware, la consola será capaz de cargar contenido hasta 100 veces más rápido que una PS4.
Cerny explicó que el disco duro mecánico de PS4 puede alcanzar velocidades de hasta 100 MB por segundo en situaciones idóneas, pero que normalmente el tiempo suele extenderse hasta 50MB/s, o 20 segundos por GB. Con PS5 y su SSD, la velocidad alcanza los 5,5GB/s, o sea, 2GB en solo 0,27 segundos. Esta cifra es superior a la que compartió Microsoft para su Xbox Series X hace unos días (2,4GB/s)
«El principal objetivo de un SSD ultra rápido es que da a los diseñadores de juegos libertad. Con un HDD, los 20 segundos que tarda en cargar un giga pueden sabotear el juego que pretenden hacer.» Lo que esto significa, básicamente, es que se terminarán los tiempos de carga, o en su defecto, los interminables ascensores o escaleras colocados estratégicamente entre zonas para camuflar los tiempos de carga.
Los desarrolladores podrán crear escenarios vastos llenos de texturas y modelos sin preocuparse por sobrecargar la memoria, pues todo se cargará instantáneamente, y sin preocuparse por ocultar los tiempos de carga, que en palabras de Cerny, «eran una distracción enorme para un equipo que solo quiere centrarse en su juego.»