HABRÍA SIDO OBLIGADA A HACER SENTADILLAS DESNUDA DURANTE UN PROCEDIMIENTO

Mujer demorada en Madryn denunció abuso de autoridad


La justicia investiga un episodio ocurrido en Puerto Madryn, durante uno de los operativos policiales enmarcados en el cumplimiento de la cuarentena obligatoria; un comerciante gastronómico y su esposa fueron demorados cuando realizaban un delivery y, luego de ser trasladados a una comisaría local, la mujer habría sido maltratada por personal policial, lo que motivó la radicación de una denuncia en la Fiscalía, causa que se encuentra en proceso.
Según indicó el denunciante en su exposición, antes de trasladar a su esposa a un calabozo, la obligaron a quitarse la ropa, “quedando completamente desnuda”, y “le indicaron que hiciera sentadillas”, presunto maltrato que implicó que el hecho fuera posteriormente denunciado ante el Ministerio Público Fiscal.

Demora y traslado

Según información a la que El Diario tuvo acceso, el hombre se encontraba junto a su pareja circulando a bordo de su vehículo, regresando a cerrar el local de comidas del cual es propietario, cuando fue interceptado por un patrullero, situación que implicó la demora de ambos y su posterior traslado a la Seccional Tercera, ubicada sobre la avenida Juan B. Justo.
De acuerdo a lo vertido en la denuncia, al momento de ser llevados a la dependencia, alrededor de las 21:04 horas del lunes 23 de marzo, ambos fueron separados: al hombre lo llevaron “a un comedor de los internos” y le pidieron que entregara sus efectos personales.

Obligada a hacer sentadillas

Por otra parte, a la mujer “le tomaron los datos, luego la hicieron pasar a un baño, le indicaron que se colocara contra la pared para palparla; luego, de manera prepotente, le indicaron que se sacara toda la ropa, quedando completamente desnuda, y que realizara sentadillas, entendiendo que este no es el correcto procedimiento para una demora”, indica el documento.
Acto seguido, le solicitaron a la mujer que saliera “para correr el vehículo”, luego de lo cual ocurrió una particular situación: “Un oficial la llevó aparte para aumentar su nerviosismo y asustarla, diciéndole que lo que ocurrió es un delito muy grave, que teníamos que ir a Rawson a declarar, demostrando demasiada preocupación (cuando había otras personas en la misma situación y no actuaba igual), y luego le dio su teléfono particular para que lo llamara, para saber cómo iba el caso, ya que ‘cambiaban las cosas constantemente’”.

“Hubo mucha falta de respeto”

Por último, a la mujer volvieron a tomarle los datos personales y le pidieron que constatara las pertenencias que se encontraban dentro del vehículo incautado, y seguidamente “la dejaron en la Sala de Espera de la comisaría hasta desocupar un calabozo, y la ingresaron junto a otra señora que trabaja en una clínica”, detalla la denuncia. Todo ello, “bajo mucha falta de respeto y hablando en tono burlón y prepotente”, expresó el denunciante, quien manifestó que “somos trabajadores gastronómicos y desconocíamos el horario, ya que días anteriores trabajamos con normalidad, entendiendo que la rama horaria abarcaba a almacenes”, lo cual “tampoco habilita a someternos al trato sufrido y abuso de autoridad llevado a cabo”.

La versión de la Policía

Desde la Unidad Regional Puerto Madryn sostuvieron, en declaraciones a medios locales, que tales abusos denunciados “no ocurrieron” y que el denunciante había sido encontrado circulando por segunda vez tras una advertencia inicial, y sin justificativo para estar en la vía pública.
Además, confirmó que a raíz de la denuncia radicada en la Fiscalía “ya se hicieron las actuaciones administrativas para deslindar responsabilidades” y que “las detenciones existieron, pero no admito nada de lo que se dijo”. Finalmente, remarcó que “nosotros seguimos estrictamente los lineamientos del Ministro de Seguridad”.


COMENTARIOS

Comments are closed.