Murió ahogado otro niño migrante frente a Lesbos


El nuevo drama humanitario que se vive en las fronteras de la Unión Europea desde la decisión de Turquía de suspender el acuerdo sobre migración se ha cobrado una primera víctima mortal, un niño murió este lunes ante las costas de Lesbos.
Según la Guardia Costera, el pequeño iba en un bote neumático en el que viajaban un total de 48 refugiados. La zódiac llegó hasta la linde marítima con Grecia escoltada por una embarcación turca y a gran velocidad. Allí y con la Guardia Costera enfrente, los tripulantes decidieron hacer volcar el bote, una práctica habitual recomendada por los traficantes para forzar un rescate, según el relato de los guardacostas.
Este es el primer incidente mortal que se conoce en los cuatro días que han transcurrido desde que Turquía decidió abrir sus fronteras, y la situación no parece tranquilizarse, sino todo lo contrario.
En la frontera terrestre, donde miles —si no decenas de miles— de personas se agolpan a la espera de que la verja que los separa de la UE se abra, las escenas este lunes repetían el patrón de los últimos días: migrantes lanzando piedras y ramas de árbol ardientes, supuestamente alentados por los propios turcos, y la policía griega respondiendo con gases lacrimógenos y granadas aturdidoras.
Como si el drama humano no fuera suficiente, también el cruce de reproches entre ambos países se vuelve cada vez más virulento. Turquía acusa a Grecia de disparar contra gente inocente y Grecia asegura que la guardia fronteriza turca alienta a los migrantes a cruzar la verja, o incluso lanza gases lacrimógenos contra la policía griega desde drones.


COMENTARIOS

Comments are closed.