Este lunes comenzó a nivel nacional un “paro del campo”, una medida impulsada por los sectores agropecuarios en rechazo a la decisión del gobierno nacional de aumentar de 30% a 33% las retenciones a la exportación de soja.
La medida se extiende desde este lunes y hasta el próximo jueves a las 24, y fue convocada por los productores de la Asociación Confederaciones Rurales de Argentina (CRA) y ratificada y adherida después por la Federación Agraria Argentina (FAA), la Sociedad Rural y la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro).
Sin embargo, los productores patagónicos de Río Negro y Neuquén no adhirieron a la medida y cuestionaron el paro, afirmando que el campo nunca los acompañó. Así lo anunció este lunes el presidente de la Federación de Productores Frutícolas de Río Negro y Neuquén, Sebastián Hernández, quien remarcó que “las grandes entidades del campo definen cuestiones que perjudican a las economías regionales”.
El presidente de la entidad frutícola patagónica, remarcó que las economías regionales “están sufriendo muchísimo y gran parte de la culpa es por estas entidades del campo”.