Está en una zona de indefinición el esquema de retenciones que regirá para los productos pesqueros. Luego de elevar los derechos de exportación al 9 por ciento en diciembre pasado, ahora en el Gobierno Nacional estudian atenuarlos para determinados productos.
Frente al deterioro que sufre la producción del sector y sobre todo la cadena del fresco -con el cierre de plantas de procesamiento en tierra incluido-, las autoridades buscan alguna medida que pueda promover el agregado de valor y el empleo.
De acuerdo a un informe publicado por el sitio especializado en la materia Pescare.com.ar, desde la Subsecretaría de Pesca de la Nación se viene haciendo un análisis detallado sobre costos, valor en origen y mercados que sirva de sustento a un eventual recorte de retenciones.
Ese trabajo permite intercambiar con el Ejecutivo, Economía y Hacienda varias hipótesis. En algunos casos circula la posibilidad de bajar del 9 al 7 por ciento; en otros, del 9 al 5 por ciento: “Nada está resuelto todavía”, manifestó una de las fuentes consultadas.
Por el tipo de procesamiento que requieren, el filet de merluza (en distintas presentaciones) o el langostino pelado y devenado son dos de los productos que están en la mira como cabezas de lista.
De cualquier forma, desde los despachos oficiales insisten en que el estado de las arcas públicas demanda un esfuerzo fiscal de los sectores productivos con mayor capacidad de pago. Pocos hablan de recortar el gasto. Mientras tanto, las empresas advierten con hechos que la presión fiscal está ahogando la actividad.
La discusión en torno a las retenciones parece estar atada a la suerte del campo: “Todo saldrá en una sola norma”, advierten en el Gobierno en relación a soja, maíz, trigo, carnes y demás.
En los últimos días circuló como versión que habría una suba de 3 puntos porcentuales sobre el poroto de soja y sus derivados que estaría “compensada” con bajas a productos provenientes de las economías regionales, entre ellos, los pesqueros.
De hecho, el pasado miércoles el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación cerró hasta nuevo aviso el Registro de Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior, medida que fue interpretada como un preanuncio de cambios en el sistema.
En principio, se especulaba que el presidente, Alberto Fernández, se referiría al nuevo cuadro de retenciones este domingo durante la inauguración de las sesiones ordinarias en el Congreso; pero ahora trascendió que no habrá referencia alguna. Sigue abierto el compás de espera.

Detectaron 350 barcos extranjeros pescando en aguas argentinas

Nuevamente, una gran cantidad de barcos pesqueros extranjeros pudo detectar al límite de la milla 200 un control de la Armada Argentina realizado durante los últimos días en un avión Orión, por personal de la Fuerza Aeronaval 3 con asiento en la Base Almirante Zar de Trelew.
El vuelo se extendió desde esa ciudad hasta Comodoro Rivadavia por todo el litoral marítimo llegándose a detectar más de 350 pesqueros de banderas extranjeras en especial orientales y españoles, según informa Diario Veloz.
“El área delimitada para estas operaciones aéreas corresponde a la ubicación de uno de los caladeros más importantes hacia el sudoeste del Océano Atlántico. Es decir, la zona marítima más frecuentada por los buques pesqueros argentinos y de terceras banderas por su riqueza ictícola”, dijo la Armada en un comunicado.
La mayoría de los barcos detectados son los denominados “tangoneros” que se dedican a la pesca del calamar. “Pero hay de todo”, dicen como langostineros y merluceros. La presencia de estos barcos se detectan en vuelos que se hacen de manera imprevista aunque en la Armada, coinciden que en cuanto parte un avión de control si hay barcos pescando dentro de las 200 millas, que es la Zona Económica Exclusiva (ZEE) argentina, se «corren» inmediatamente por lo cual no están en infracción.
La Armada realiza estos controles marítimos pese a un presupuesto escaso y además, en este momento cuenta con un solo avión para estas tareas. El otro con el que pueden realizar también controles se encuentra desde hace tiempo en reparación en los talleres de la provincia de Córdoba.
Los vuelos de control de espacios marítimos se concretan contando con la información elaborada en base a datos extraídos durante los días previos de los sistemas de detección y de las fotos satelitales nocturnas capturadas sobre el Mar Argentino.