CRITICÓ DURAMENTE LA LIBERTAD ASISTIDA DE LA QUE GOZABA UNO DE LOS ACUSADOS

El padre de Alan Bopp pidió “que los asesinos no reciban más beneficios”


En diálogo con El Diario, Cristian Bopp, padre del joven de 21 años asesinado en Puerto Madryn días atrás, realizó un fuerte pedido de Justicia para que los detenidos por el homicidio “no salgan más de la cárcel”.
Asimismo, apuntó contra las medidas que suelen beneficiar la libertad ambulatoria de los delincuentes, entre ellos la libertad asistida como ocurrió con Nicolás Hammond, y planteó que paradójicamente el mismo juez que le haya otorgado dicha medida sea quien actualmente se encuentra al frente de la causa.
Por otra parte, el padre de la víctima confirmó que la familia se constituirá como querellante en la causa y destacó la contención y el acompañamiento recibido por parte de diversos sectores, entre ellos la Municipalidad y la Asociación Familiares de Víctimas de la Delincuencia.

Paradojas

Consultado sobre el avance de la causa, Boop fue contundente al advertir que “parece mentira que el mismo juez que le otorgó la libertad asistida a uno de los asesinos sea el que hoy tenga la causa” y confirmó que “vamos a ser querellantes” en la misma.
También, mencionó que, luego de ocurrido el hecho, “cuando fuimos a la comisaría nos comentaban que los dos detenidos tienen un montón de antecedentes y que incluso les preguntaron por qué lo había hecho y les dijeron que ‘no sabían por qué’”.
Esto último tiene su correlato en el estado de exaltación en el que se encontraban los agresores cuando fueron aprehendidos, horas después del crimen, donde se presume que se encontraban bajo el efecto de algún estupefaciente.

Acompañamiento

Por otra parte, el padre del joven de 21 años destacó que “recibimos el constante acompañamiento de muchos sectores, incluso el Intendente y el Vicegobernador se han puesto a disposición, así como también la Asociación Víctimas de la Delincuencia, algo importante en mi caso porque hace años que no vivo acá”.
Al mismo tiempo, pidió “que los asesinos no salgan nunca más porque yo tengo otro hijo en la ciudad y nunca se sabe lo que puede pasar; estamos hablando de personas que cometen delitos y que el mensaje que se les da es que lo hagan, total van a poder caminar tranquilos”.

“Esperemos que no salgan”

Alan Bopp fue asesinado de una herida cortante el cuello el pasado 11 de abril en las afueras de su domicilio de la calle Piccirillo, cuando en compañía de su hermanastro había salido de su vivienda para pasear a su perro.
Ambos detenidos, Nicolás Hammond y Juan Colemil Navarro, poseen un frondoso prontuario policial; el primero se encontraba en libertad asistida desde noviembre, otorgada por el juez Daniel Yangüela, tras un juicio abreviado en el que recibió sentencia a cuatro años de prisión por el homicidio de un recluso, ocurrido en la Alcaidía de Trelew.
Al segundo le hallaron un teléfono celular dentro de su celda días atrás, luego de que se advirtiera que realizaba publicaciones en las redes sociales, en una de las cuales expresó que “sólo Dios podrá juzgarme”. Los dos presuntos autores del homicidio permanecerán en prisión preventiva durante tres de los seis meses otorgados como plazo para la investigación: “Esperemos que después de ese tiempo sigan adentro, no vaya a ser que estén caminando por la calle como si nada”, lamentó el padre de Alan Bopp.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS