En el marco del impacto que está teniendo en distintos sectores la propagación del Coronavirus, gobernadores de distintas provincias intentarán reducir las consecuencias negativas que conllevan las cancelaciones de deuda pública. Esta situación no es ajena a la realidad chubutense, ya que el pasivo provincial es sumamente elevado y desde el Poder Ejecutivo catalogaron como “urgente” la necesidad de reperfilar los vencimientos.
Asimismo, la realidad difiere dependiendo de cada uno de los distritos, ya que algunas apuntan a consensuar un pago a todo el sector empresarial. En tanto que en otras provincias la mirada se fija más en aquellas compañías vinculadas a los insumos para combatir la propagación del Coronavirus.
En este contexto, Chubut continúa en la elaboración de la propuesta para reperfilar sus vencimientos y poder utilizar el dinero que sería destinado a cancelar los compromisos económicos asumidos años atrás a pagar salarios o a destinar fondos para hacer frente a la propagación del COVID-19.
No obstante, esto no es una tarea fácil, ya que 2020 se presenta como un año con grandes vencimientos de deuda, los cuales deberán cancelarse si no se logra un acuerdo con los acreedores. En caso de que el Poder Ejecutivo de Chubut no logre reperfilar los plazos o pagarlos en tiempo en forma, la Provincia entraría en cesación de pago, lo que representaría una situación aún más delicada que la actual.
Asimismo, Chubut no es el único distrito complicado, ya que son varias las provincias que están en una situación similar. En este contexto, el último jueves Buenos Aires confirmó que implementará un Certificado de Liquidación Provisoria para cancelar deudas con proveedores y contratistas, uno de los pesos con el que se topó al asumir en diciembre pasado -la deuda total 2019 es de cerca de 43.000 millones de pesos- y en cuya resolución se avanzaba antes de la llegada de la pandemia.
El certificado es una garantía otorgada por el Gobierno bonaerense que permite a proveedores y contratistas del Estado acceder a una línea de préstamos del Banco Provincia a una tasa preferencial y -destacan- obtener liquidez en menos tiempo, en un contexto marcado por las trabas en el movimiento económico derivadas de la pandemia.
Vale aclarar que este mecanismo fue consensuado con los proveedores y contratistas, tras reuniones encaradas desde la Tesorería General de la Provincia.
En Santa Fe, en tanto, el gobernador peronista Omar Perotti confirmó que en los próximos días cancelará las deudas del Estado provincial con proveedores de insumos esenciales. “Vamos a cancelar en el transcurso de la semana, a más tardar el lunes, las principales deudas que mantenemos con los proveedores de insumos médicos, que son críticos en este tema central que nos aborda”, dijo.
Por otra parte, en Río Negro el gobierno de Arabela Carreras busca aliviar al sector con la eximición de certificados de libre deuda a los proveedores que contraten con el Estado, para no trabar la compra de mercadería en insumos.

Gobierno de Chubut