EL GOBIERNO HABRÍA ACORDADO DARLE UN PERMISO DE PESCA A LOS DUEÑOS DEL BARCO

Qué hay detrás de la “solidaria” donación de merluza


“Cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía”, reza el viejo y siempre vigente refranero popular. El Gobierno de Chubut, la flota amarilla y sindicatos afines hicieron especial esmero en publicitar el “gesto solidario” de regalar 40 toneladas de merluza a la gente necesitada para esta Semana Santa.
La captura de merluza se hizo a través del buque pesquero “Mario R”, un barco costero de 23,50 metros de eslora que era de Mar del Plata y pertenecía a la empresa Costa Brava, y posteriormente fue adquirido por el empresario Romano, que luego lo vendió y quedó en manos de los empresarios chubutenses González, Cerecetto y Pantano.
Fuentes del sector que a diario recorren el muelle de puerto capitalino sostienen que el barco solidario “Mario R” no podía entrar al puerto de Rawson porque sólo tiene permiso para la pesca merluza desde el puerto Comodoro Rivadavia.
La merluza que se pescó al límite de la jurisdicción de aguas de la provincia de Santa Cruz, la podrían haber trasladado vía terrestre desde Comodoro Rivadavia a la capital chubutense, pero llegó en el mismo barco porque la idea es que se quede a pescar langostino en la próxima temporada, y era necesario visibilizar un acto de caridad al que después no se le pueda negar una licencia de pesca.
Y es que tendría el guiño político del gobernador Mariano Arcioni y del Secretario de Pesca, Adrián Awstin, para autorizar inminentes reemplazos de permisos de pesca. Trascendió y es un secreto a voces en la pesca de Chubut que toda la “movida solidaria” lleva consigo la idea de realizar el reemplazo del permiso del barco Don Raúl al Valeria Alejandra, y la licencia del buque Valeria Alejandra al Mario R; cuestión que se dilucidará en los próximos meses, mientras ahora todos festejan el reparo de merluza a los pobres.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS