CORONAVIRUS

MEDIOS DE CONTACTO PARA REALIZAR CONSULTAS

Recomendaciones para reducir el impacto de la cuarentena en la salud mental


La jefa del área de Salud Mental del Hospital, Vanesa Gutkoski, se refirió al impacto que las medidas de aislamiento pueden tener en la salud mental de las personas.
En este contexto, señaló que “la situación actual de pandemia, sumado a las restricciones que buscan impedir el contacto masivo, pueden impactar en las personas de forma tal que sobrepasen sus posibilidades de transitar esta situación y de sostener la vida cotidiana de manera saludable, generando montos elevados de estrés, miedo, bronca, irratabilidad, alteraciones del sueño o de la alimentación; esto es, dormir y comer mucho, o por el contrario, muy poco, entre otras manifestaciones propias de cada persona”.
Ante ello, “es importante transmitirle a la población en general y a las personas que se sientan afectadas, que en principio se trata de una situación global que todos y todas estamos viviendo, y que es transitoria”, explicó

No desesperar

“A pesar de no tener una fecha (de finalización) definida”, continuó, “todos vamos a poder retomar nuestra vida habitual”.
A su vez, “aún en el marco de la incertidumbre que la situación pueda generar, es posible enfocarse en las cosas que sí se pueden controlar; esto es importante, como por ejemplo tener una buena higiene y seguir las indicaciones sanitarias, es decir, cuidarse a sí mismo y cuidar de los otros”, remarcó.
Durante el tiempo en que las personas cursen el aislamiento preventivo y obligatorio, “también es importante tratar de mantener una rutina en cuanto a hábitos de alimentación, de sueño y de actividades físicas y recreativas; sin hacerlo de forma insuficiente o, por el contrario, en exceso; evitar el consumo de alcohol, de cigarrillos u otras sustancias adictivas ya que afectan la conducta, el pensamiento y las emociones”, sostuvo la especialista.

Reacciones “esperables”

En otro orden, resaltó la importancia de “dedicar tiempo a realizar algún ejercicio físico, organizar o reparar cosas personales o de la casa, y por supuesto, también contar con tiempo para las actividades de ocio y recreación, como pueden ser juegos, ver películas, leer o aquello que sea de interés para cada persona”, sumando a ello que “estas recomendaciones tienen como objetivo disminuir el impacto que esta situación nos puede generar, el cual puede provocar reacciones esperables, transitorias y que disminuyen al seguir estas medidas de cuidado para la salud mental, o a través de los recursos con los que cuenta cada persona y que sepa que le sirven, o bien que le han servido en situaciones previas”.

Población vulnerable

No obstante, Gutkoski advirtió que “también hay otros escenarios posibles; en algunas ocasiones pueden persistir o ir en aumento alteraciones de la conducta, del pensamiento o las emociones, esto es estar más irritable o con poco control de los impulsos; o al contrario, estar en un estado de aplanamiento, sin ganas de levantarse de la cama o de ocuparse de sí mismo o de otros que se tenga a cargo; o bien tener ideas de desesperanza, pensando que esto puede tener un final poco positivo” y agregó que “sabemos que hay otro escenario posible quienes trabajamos desde una perspectiva comunitaria con enfoque en las condiciones de vida de las personas y en el cumplimiento de derechos; y ese es que una parte de la población ya se encontraba en situación de vulnerabilidad psicosocial, con necesidades básicas insatisfechas y serias dificultades para acceder a una mejor calidad de vida”.

Asistir y ser asistidos

“Para esa población, son varias las recomendaciones de cuidado y apoyo, pero también es necesario atender que cuenten con lo indispensable para poder realizar las medidas de cuidado”, expresó Gutkoski, enumerando “alimentos, elementos de higiene, incluso aquellos para la recreación; en este momento, es imprescindible que todos y todas seamos solidarios para resolver cualquier cuestión que obstaculice que cualquiera pueda acceder a estas medidas de cuidado; es necesario que familiares, amigos, amigas, vecinos y vecinas puedan brindar ayuda, pero también que puedan comunicarse con cualquier organismo social o sanitario para que puedan recibir una respuesta al respecto”.

Cómo contactarse

Por último, la jefa del área de Salud Mental explicó que, “si alguien necesita ayuda desde este área del Hospital, se puede comunicar con nosotros de lunes a viernes, en el horario de 8 a 14 horas, a la línea 0280-445-1240, interno 1123, o bien nos puede enviar un email a saludmentalpm@gmail.com con los datos de contacto; nombre completo, DNI, número de historia clínica si lo recuerda, y un número de teléfono para que nosotros nos podamos comunicar”.


COMENTARIOS

Comments are closed.