EL GOBIERNO NACIONAL VA EXPONIENDO UN EXTREMO HIPERCENTRALISMO PRÁCTICO SANITARIO, PERO TAMBIÉN Y SOBRE TODO ECONÓMICO-FINANCIERO. LA MESA CHICA DE LOS PORTEÑOS Y LOS FONDOS A LAS PROVINCIAS CON DEBATE DE FONDO. EN CHUBUT, ARCIONI DISPUSO FONDOS DE ATN A MUNICIPIOS POR DECRETO PERO CON EXTRAÑO CÁLCULO ´A DEDO´

Repartijas y control


Por Trivia Demir

La cuarentena por el coronavirus modificó no solo las relaciones interpersonales, sino que reconfiguró el mapa político argentino a partir de un disparador sanitario que terminó de centrifugar las aspiraciones históricas de nuestra difícil república federal. Apenas inaugurado su mandato y atajando la propia crisis nacional, Alberto Fernández comenzó a pilotear el avión de la emergencia casi con exclusividad y con un hipercentralismo político notable. Pese a compartirle algunas decisiones delegadas en los territorios, lo cierto es que en la práctica, la batuta es unitaria.
Y el tema es que esto no sólo se traduce en los menesteres sanitarios, sino que pinta para una conducción con poco afecto a la participación de los estados subsoberanos que integran el territorio, cada uno con características y realidades absolutamente distantes a las del poder central.
Y este es un déficit que ya se veía venir. De los veinticuatro funcionarios con rango ministerial que designó el nuevo mandatario en su Gabinete, solo tres son del interior del país. Y eso no es seguramente porque no exista una dirigencia bien capacitada fuera de Buenos Aires, provincia y capital.
Desde el vamos, el diálogo con los gobernadores fue de ´visitantes´, y en su mayoría a través de interlocutores de segunda o tercera línea. De revisar los aportes que realizan las provincias a la Nación, y la escuálida coparticipación que reciben, quedó apenas una carta compromiso de campaña que ahora más que nunca quedó guardada en el baúl de los recuerdos, y pulverizada en términos de compromiso por la pandemia.
Lejos quedaron las ilusiones de contar con capitales alternativas y un poder itinerante que trataría de integrar provincias. Hoy los intercambios entre el poder central y los gobernadores son vía escuetas videoconferencias, más para certificar que están todos alineados que para abrir el juego.
A la par, la democracia representativa, republicana y federal argentina, que se asienta en tres poderes, hoy está funcionando prácticamente con uno solo, el Ejecutivo, asistido de manera informal y virtual por algunos gobernadores. Lo preocupante es que todo esto se traduzca en más asimetrías difíciles de desandar.

La mesa chica

La foto de la síntesis poco federal fue el estreno de la cadena nacional y la conferencia de prensa primigenia, junto al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, bastión cristinista; y al jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, abanderado de la oposición aliancista. Esa mesa fue un mensaje claro para la política. Un dato que sintetizó la epopeya personalísima que encaraba el Presidente, y también las escoltas que elegía, y que lo vieron los referentes del interior, los analistas políticos y los entendidos en comunicación política como Damián Fernández Pedemonte, director de la Escuela de Posgrados de Comunicación de la Universidad Austral; Bárbara Bravi, politóloga y Ana Zubán consultora tal como lo analizaron para el sitio desde Letra P (Ver https://www.letrap.com.ar/nota/2020-3-18-15-6-0-miedo-e-hipercentralismo-el-estilo-alberto-para-la-comunicacion-en-emergencia )
El tema es que en una mesa chica, comen pocos, por cuestión de espacio. Y como se sabe, centralismo y mando único han causado históricamente tragedias, mundiales y nacionales.
Sin embargo quienes serán los gobernadores que se atreverán a ponerse de pie a un gobierno recién estrenado para seguir la larga lucha que arrastra la historia entre unitarios práctico y federales discursivos, no se sabe. Aunque está claro que no será Chubut la que levante mucho la voz por ahora.

Traducido a números

En términos de manejo de la caja pública, el gobierno nacional decretó que girará a las provincias $60.000 millones y les dará 3 años para devolverlos ajustados por inflación. En total el instrumento contempla otros $60.000 millones de ATN. Lo dispuso este fin de semana mediante el decreto 352, con la creación del Programa para la Emergencia Financiera provincial y un Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial por $120.000 millones «con el objetivo de sostener el normal funcionamiento de las finanzas provinciales y cubrir las necesidades ocasionadas por la epidemia» de coronavirus.
Según dicen, mediante el Ministerio del Interior, el gobierno lo fondeará «durante el año 2020» con $60.000 millones del Fondo de Aportes del Tesoro Nacional (ATN) a las jurisdicciones provinciales y le asignará -de acuerdo a un criterio que todavía no fue informado- las cuotas que le corresponde a cada jurisdicción. Este Fondo de ATN se nutre del 1% de la recaudación de los impuestos coparticipables de la Ley Nº 23.548 fue creado para atender situaciones de emergencia y desequilibrios financieros de los gobiernos provinciales.
La recomendación de los expertos es que se haga con normas preestablecidas que eviten la discrecionalidad y permitan cierta previsibilidad a los ingresos provinciales.
Este monto, que es la mitad del Fondo Fiduciario y equivale a 10 días de sueldo, será complementado con otros $60.000 millones que transferirá el Estado nacional y que será un préstamo que las provincias deberán devolver a partir del 1 de enero del año próximo en 36 cuotas ajustadas por inflación (CER) más un 0,10% nominal anual con la coparticipación futura como garantía. Estos préstamos serán acuerdos bilaterales que el gobierno evaluará en función del rubro para el que se apliquen y la programación fiscal y financiera de las provincias para poder devolverlo.
«Para ilustrar a cuánto equivalen estos $60.000 millones del Fondo Fiduciario Desarrollo Provincial, más los otros $60.000 millones de ATN que se reparten, es decir a cuánto equivalen este año $120.000 millones de pesos, para el consolidado de las 24 provincias equivale a un mes de recaudación provincial. O el equivalente a 20 días de sueldos porque no llegan al mes de masa salarial que, en 2020, estimo en $187.000 millones», precisó el economista Félix Piacentini.

Primera cuota

En ese marco, las provincias “recibieron los primeros $ 20.000 millones” del total de $60.000 de Aportes del Tesoro Nacional (ATN). Sin embargo, a juzgar por los números que se proyectan, esa cifra alcanzaría a cubrir apenas un tercio de las pérdidas provinciales. “Es el que se acordó por consenso con los gobernadores”, afirmó la secretaria de Provincias, Silvina Batakis, quien explicó que “los siguientes $ 40.000 millones se distribuirán de acuerdo evolucione la crisis sanitaria y social“, y añadió que “puede ser que este mes haya un refuerzo, aunque por ahí no de la misma magnitud”. También puntualizó que “la distribución puede ser que vuelva a hacerse por el índice de coparticipación, no se descarta”, pero estimó que “seguramente se agregará alguna cuestión sanitaria o social”.
Mientras que sobre los créditos del Fondo Fiduciario subrayó que “cada provincia tiene que solicitarlo y demostrar problemas financieros”, y agregó que “una vez que se evalúa porqué se hace la solicitud, se pide una serie de informaciones para demostrar el desequilibrio financiero que hay”. Serán reembolsados en 36 cuotas con un período de gracia hasta el 31 de diciembre; y la tasa será del 0,10% nominal anual y se calculará sobre el capital ajustado por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) que elabora el Banco Central.

Poco y mal

En realidad el planteo de fondo de los gobernadores es que se mantenga el nivel proyectado de distribución de fondos de coparticipación, pese a la caída que se registra en la recaudación nacional. Como esto último es lo que determina los recursos a repartir, mandatarios como Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Gustavo Melella (Tierra del Fuego) entienden que el Estado nacional debe suplir de alguna manera eso que las provincias dejarán de recibir. Otros distritos están reclamando la distribución del acumulado en el fondo de Aportes del Tesoro Nacional (ATN) que nunca se remitió a los distritos, y no en carácter de préstamo.
Los ATN (Aportes del Tesoro Nacional) han sido históricamente una suerte de “caja no orgánica” que han utilizado todos los gobiernos desde la restauración democrática hasta la fecha, como una especie de botín político que sirvió para premiar a gobiernos amigos y castigar a los que no son del palo. Y Alberto, como Néstor, adoptó en principio la conveniente ´transversalidad´, empezando a derramar directamente en las intendencias y puenteando a los gobernadores. Ahora, el virus apuró devoluciones, pero el tema del manejo de la caja promete no ser muy distinto de otras épocas de la era “K”, una puja que Kicillof y Rodríguez Larreta dieron de inmediato, y con bastante éxito por ahora.

Otra discordia para Chubut

Chubut recibió en total 313 millones de pesos entre adelantos del Tesoro Nacional y el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial. Desde el Ejecutivo provincial hasta ayer no se había informado el destino de esos fondos, ni lo que le correspondería a cada Municipio. Pero después de un fin de semana largo de Pascuas de reclamos al unísono, finalmente apareció el Decreto 277 por el cual el gobernador Mariano Arcioni dispuso el reparto de fondos. Sin embargo el Anexo I que circulaba trajo más ruido que nueces para muchas localidades. Así es que por ejemplo, que Sarmiento con 12 mil habitantes recibiría $ 3 millones, o sea un porcentaje notablemente mayor que Trelew a la que se le asignan $2, 5 millones y sostiene 110 mil habitantes; o el caso de Lago Puelo con casi 7 mil habitantes percibiría $4 millones, casi lo mismo que Puerto Madryn a la que le dispusieron $4,5 millones y tiene que administrar 115 mil habitantes. Y así, la tabla de asimetrías se fue desgranando con el correr de las horas y amago con un pedio de informes urgente desde el legislativo, porque no se sabe exactamente con que criterio, además del autocrático y político, se elaboró la repartija.
En fin, como decía Napoleón, un centralista de los de aquellos, “En los negocios prácticos de la vida, no es la fe la que salva, sino la desconfianza”. Habrá que ver…


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS